Coca-Cola en tu hogar
Regístrate  
 
Olvidé mi contraseña
VE LOS VIDEOS
Inicio ¿Yo puedo participar? Catálogo de regalos Preguntas frecuentes Contacto

PREGUNTAS FRECUENTES COCA COLA EN TU HOGAR

1. ¿Cómo puedo participar en “Coca-Cola en tú Hogar”?

R= Llama al 01 800 8390 291 y compártenos tus datos (nombre, dirección y teléfono), para revisar si alguna de nuestras rutas da servicio cerca de tu hogar. Nosotros nos pondremos en contacto contigo para que nuestros vendedores visiten tu casa. Si tu domicilio no se encuentra en las rutas que tenemos actualmente te lo notificaremos, pero recuerda que seguimos en proceso de expansión y en cuanto tengamos una ruta que esté cerca de tu hogar te informaremos para que puedas participar.


 

2. ¿Cuánto tiempo pasa desde que solicito canjear mi regalo hasta tenerlo en mis manos?

R= Una vez que solicitas tu regalo, ya sea por medio de este portal o al teléfono 01 800 8390 291, tenemos un máximo de 1 mes para entregártelo en tu hogar.


 

3. ¿Puedo solicitarle al vendedor mi regalo?

R= No, los únicos medios para solicitarlo es a través de esta página o llamando al teléfono 01 800 8390 291.


 

4. ¿Cuántos puntos me da cada uno de los productos que compro?

R= Puedes obtener uno, dos o tres puntos según el producto que compres. A continuación se detallan los puntos que te da cada empaque.




 

PREGUNTAS FRECUENTES DE NUESTROS PRODUCTOS

1. Escuché que para perder peso tengo que olvidarme de ciertos alimentos que me gustan, como las botanas, las golosinas y los refrescos, ¿Es cierto?

R= No existen las bebidas y los alimentos “malos”, simplemente hay dietas inadecuadas. Si te encantan los chocolates, los helados o las bebidas que contienen azúcares, puedes incluir estos alimentos en tu dieta (con moderación), siempre que la equilibres con otros alimentos, bebidas, y que realices actividad física con regularidad.

Los refrescos pueden formar parte de un estilo de vida saludable que incluya diversos alimentos y bebidas, así como actividad física suficiente, pero no deben ser las únicas bebidas que consuma un individuo. Los refrescos contribuyen a saciar la sed y ayudan a cubrir las necesidades diarias de líquido de un individuo. También suministran hidratos de carbono, que proporcionan la energía necesaria para realizar las actividades diarias. La buena salud depende del equilibrio entre la energía que se ingiere y la que se gasta a través de la actividad física. La forma de lograr este equilibrio varía entre una persona y otra. Probablemente te sorprenda saber que la cantidad de kilocalorías que contienen los refrescos es similar a la que poseen muchos jugos de frutas. Por ejemplo, un vaso de Coca Cola no contiene más kilocalorías que la misma cantidad de jugo de naranja, e incluso contiene menos calorías que la misma cantidad de jugo de manzana o de uva.


 

2. He escuchado que algunas personas pueden tener reacciones alérgicas a los colorantes que se utilizan en los refrescos, ¿Es cierto?

R= Nuestros refrescos y los ingredientes que los componen son seguros, adecuados y cumplen con todas las disposiciones gubernamentales en la materia en los más de 200 países de todo el mundo en los que se comercializan. Hemos verificado la seguridad de cada uno de los ingredientes que empleamos, incluidos los colorantes. En todos nuestros productos, las etiquetas que llevan impresas las listas de ingredientes incluyen a los colorantes, cuando éstos se utilizan, de modo que los consumidores puedan evitarlos, si así lo desean.

Los rumores sobre reacciones alérgicas a nuestros refrescos no tienen fundamento. Las reacciones alérgicas a los alimentos son desencadenadas por el consumo de proteínas y nuestros refrescos no contienen ninguna proteína.


 

3. ¿Es cierto que en los refrescos, una vez elaborados, se forman sustancias químicas como la dioxina y el benceno? He leído que estas sustancias pueden provocar cáncer y otras enfermedades.

R=Benceno.- En algunas condiciones poco frecuentes, la vitamina C podría reaccionar con los conservadores que se utilizan en los refrescos, como el benzoato de potasio o de sodio, y con el tiempo llegar a formar mínimas cantidades de benceno. El benceno en pequeñas cantidades se encuentra en nuestro medio ambiente y en muchos alimentos, pero la mayor parte de la exposición en seres humanos proviene del aire que respira. La FDA indicó expresamente que los niveles de benceno encontrados en los productos de otras compañías no representan un riesgo para la salud.

Dioxinas.- Son compuestos orgánicos, incoloros e inodoros. Los seres humanos siempre estarán expuestos a un nivel bajo de dioxinas porque estos compuestos se presentan en nuestro medio ambiente como resultado de la combustión de materiales orgánicos. Se calcula que 95% de la exposición de los seres humanos a las dioxinas proviene de los alimentos, en especial las carnes rojas, la leche y los productos avícolas. No se han observado efectos en la salud de los seres humanos como resultado de esta exposición de bajo nivel y tampoco se han presentado problemas específicos con los refrescos.


 

4. ¿La cafeína de los refrescos provoca una sensación de excitación en las personas, lo que puede generar adicción a éstos?

R= La cantidad de cafeína de la mayoría de los refrescos, como Coca Cola y Coca Cola Light, equivale a cerca de un tercio de la que se encuentra en la misma cantidad de té. La cafeína, que agrega un gusto amargo al sabor complejo de algunos refrescos, se utiliza desde hace más de 100 años en sus recetas. También es un ingrediente importante de las bebidas energéticas.

La cafeína es uno de los componentes de alimentos y bebidas que más se ha estudiado, y se ha utilizado de manera segura durante siglos. Organismos normativos de todo el mundo, incluida la estadounidense, FDA, catalogan como seguro el uso apropiado de la cafeína en los alimentos. Aunque la cafeína es considerada un estimulante ligero, la OMS considera un error comparar el consumo de cafeína con la adicción a otras sustancias. El consumo moderado de cafeína para los adultos es de dos a tres tazas de café o entre cinco y seis refrescos de lata que contengan cafeína.

Contenido de cafeína en algunas bebidas y alimentos:


 

5. ¿Beber refrescos provoca la formación de cálculos renales? Escuché que los fosfatos que contienen los refrescos impiden la absorción del calcio y éste se acumula en forma de cálculos en los órganos. ¿Es cierto?

R= No, los refrescos no causan cálculos renales. La forma más sencilla para evitar la formación de cálculos es beber más líquido. Todas las bebidas y alimentos pueden ayudar a satisfacer las necesidades de líquido del cuerpo. Además de tomar agua, puedes consumir líquido a través de jugos, leche, café, té, refrescos, frutas, verduras y otros alimentos bebidas. Es posible que quienes realizan mayor actividad física o viven en climas cálidos necesiten beber más líquidos.


 

6. ¿Es verdad que los refrescos causan la formación de celulitis?

R= No. Ningún alimento o bebida por sí solo es responsable de los problemas de sobrepeso y obesidad, ni de la formación de celulitis. El aumento de peso corporal ocurre cuando ingieres más energía de la que gastas, sin importar el origen de esa energía. La falta de actividad física y las dietas con alto contenido de grasa aumentan la probabilidad de que el cuerpo almacene grasa en exceso.

La única manera de evitar o aminorar la formación de celulitis es reducir la grasa corporal total. La actividad física también puede modificar el aspecto de algunas áreas del cuerpo al aumentar el tono muscular.


 

7. ¿Es verdad que la cantidad de edulcorantes y azúcares de los refrescos es tan elevada que el consumo habitual de estas bebidas puede causar diabetes?

R= No, el consumo de refrescos no causa diabetes. La diabetes aparece cuando el organismo no puede generar o usar correctamente la insulina, que es una hormona producida por el páncreas. La insulina permite que la energía de los hidratos de carbono de los alimentos y bebidas, (el azúcar es un hidrato de carbono), sea sintetizada por las células del cuerpo.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos analizaron conjuntamente las pruebas científicas sobre este asunto y no encontraron ninguna relación entre el consumo de hidratos de carbono, incluidos los azúcares de los refrescos y la diabetes tipo 1 o tipo 2. Por lo general, la diabetes tipo 1 se presenta en los niños y no puede prevenirse. La diabetes tipo 2 suele diagnosticarse en la edad adulta y a menudo se presenta en combinación con la obesidad. Los refrescos no están incluidos entre los factores de riesgo de la diabetes tipo 2. No existe base científica que permita señalar a un alimento o bebida, específico como la causa de la diabetes.


 

8. ¿Es verdad que los edulcorantes bajos en calorías que son ingredientes de algunos refrescos, en especial el aspartame, provocan graves problemas de salud, incluido el cáncer, y pueden causar hasta la muerte?

R= No. A pesar de que diversos rumores que circulan en Internet han intentado vincular a los edulcorantes bajos en calorías con el cáncer y otras enfermedades, estas afirmaciones simplemente son falsas. El Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos afirma que no hay pruebas de que los edulcorantes estén relacionados con el desarrollo de cáncer. Además, la Asociación Dietética Americana sostiene que se puede disfrutar de manera segura tanto de edulcorantes energéticos como de edulcorantes bajos en calorías o sin calorías, como parte de una dieta correcta.

El sabor de los edulcorantes y su bajo o nulo contenido de calorías los hacen un instrumento útil para el control y mantenimiento del peso. Un estudio realizado entre más de mil adultos determinó que las personas que consumen alimentos y bebidas bajos en calorías y sin azúcar tienen dietas de mejor calidad, consumen más vitaminas y nutrimentos orgánicos, ingieren menos kilocalorías y en general se alimentan de manera más saludable. Los edulcorantes bajos en calorías que se mencionan están aprobados en EU y México para su uso en alimentos y bebidas:

  • Aspartame.- Se ha usado durante más de 20 años y está aprobado en más de un centenar de todo el mundo.

  • Acesulfame de potasio.- Actualmente se usa en alimentos y bebidas, así como en productos farmacéuticos y para la higiene bucal en alrededor de 90 países.

  • Ciclamato.- Es un edulcorante no calórico descubierto en 1937. Ha sido usado ampliamente en alimentos y bebidas de bajo contenido calórico. Tienen un poder edulcorante de 30 veces más dulce que el azúcar. Es estable en calor y frío. Actualmente está aprobado en más de 50 países y recientemente en México.

  • Neotame.- Es el edulcorante bajo en calorías de aprobación más reciente en EU y México, aun cuando todavía no se han introducido a ese país productos que lo utilicen. Es siete mil veces más dulce que el azúcar.

  • Sacarina.- Se ha empleado durante más de un siglo como edulcorante no calórico en alimentos y bebidas, y sigue siendo profusamente utilizada.

  • Sucralosa.-Es un derivado del azúcar, cuyo consumo seguro ha sido avalado por más de 100 estudios científicos realizados a los largo de 20 años. Es segura para todas las personas, incluidas mujeres embarazadas y en periodo de lactancia, niños y personas con diabetes.


 

9. Me enteré a través de Internet que el jarabe de maíz alto en fructuosa no es realmente lo mismo que el azúcar común y que además contribuye a incrementa la obesidad y diabetes. ¿Es cierto?

R= No. El jarabe de maíz alto en fructuosa, (High Fructuose Corn Syrup, HFCS), se elabora a partir del maíz y se usa para endulzar la mayoría de los refrescos en EU y otros países. Tiene casi exactamente la misma composición que el azúcar común de mesa, (sacarosa), y no hay pruebas científicas concluyentes que indiquen que la fructuosa o la sacarosa causen obesidad o diabetes.

El HFCS y la sacarosa contienen cantidades similares de fructuosa y glucosa, pero el cuerpo humano no distingue la fuente de la fructuosa y la glucosa. Una vez consumidos, los hidratos de carbono de los azúcares de estas fuentes se descomponen en moléculas de glucosa y fructuosa antes de pasar al torrente sanguíneo. Después de la absorción, el cuerpo no tiene manera de distinguir si una molécula de fructuosa y glucosa provienen de la sacarosa, del HFCS, de la miel o de una fruta.

Ni los HFCS en los refrescos, ni ningún otro alimento o bebida por sí mismo es responsable de los problemas de sobrepeso, obesidad o diabetes.


 

10. He escuchado que los refrescos bajos o sin calorías en realidad pueden provocar un aumento de peso porque las bebidas bajas en calorías estimulan el apetito ¿Es cierto?

R= No, existen estudios que demuestran que la sensación de hambre que surge después de beber refrescos bajos en calorías no es diferente de la que aparece luego de beber agua. Ni los refrescos ni otros alimentos o bebidas son responsables directos de los problemas de sobrepeso y obesidad. El aumento de peso ocurre cuando se ingiere más energía de la que el cuerpo gasta, al margen de su origen. Ingerir demasiada energía o realizar muy poca actividad física producirá un incremento de peso.

Diversos estudios han demostrado que los alimentos y las bebidas con edulcorantes bajos en calorías pueden ayudar a controlar el peso y que las personas que incluyen productos bajos en calorías en su alimento tienen una dieta más saludable en lo general.


 

11. Leí que es necesario beber ocho vasos diarios de agua. ¿Los refrescos también contribuyen a mantener hidratado el cuerpo?

R= Sí, los refrescos pueden ayudar a calmar la sed, además de contribuir al aporte del líquido diario que necesita cada individuo para estar hidratado. La hidratación es fundamental para mantener la temperatura normal del cuerpo y para cada una de las funciones fisiológicas del organismo, incluido el cerebro. Además del agua, las personas también pueden obtener líquidos a través de jugos, leche, café, té, frutas, verduras y otros alimentos y bebidas. Incluso las bebidas con cafeína como el café y los refrescos de cola, pueden ayudar a mantener hidratado el organismo. Además de contribuir a la hidratación básica, los refrescos pueden proporcionar combustible a partir de los hidratos de carbono, suministrando la energía necesaria para las actividades diarias. Para la mayoría de las personas, alrededor del 80% de los líquidos totales diarios provienen del consumo de agua y otras bebidas, mientras el otro 20% de los líquidos se obtiene de los alimentos.

Después de una amplia revisión de diversos estudios, el Instituto Nacional de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias de EU concluyó que todas las bebidas pueden ayudar a mantener hidratado el organismo.


 

12. ¿Es verdad que la elevada cantidad de azúcar de los refrescos hace que los niños se vuelvan hiperactivos?

R= No. Desde los años veinte del siglo pasado, los científicos han sometido a diversas pruebas las teorías que pretenden relacionar a las bebidas azucaradas con la hiperactividad, y no han encontrado ninguna vinculación. Considerando los resultados de todos los estudios realizados, es poco probable que una investigación mayor establezca una relación vinculante entre el azúcar y la conducta hiperactiva.

Un asunto que ha generado bastante debate es que determinados colorantes usados en alimentos y bebidas pueden estar relacionados con la hiperactividad de los niños. Se trata también de una antigua teoría que ha sido sometida a pruebas en una serie de ensayos clínicos y que ha sido refutada. El análisis de la información científica publicada no confirma esa relación.

Obviamente, como ocurre con todos los alimentos y bebidas que se les da a los niños, la moderación y el equilibrio son lo más importante.


 

13. ¿Es verdad que las latas de aluminio y las botellas de plástico que se utilizan para envasar los refrescos son peligrosas? Dicen que las latas de aluminio causan Enfermedad de Alzheimer y que las botellas de plástico con tereftalato de polietileno (PET), provocan cáncer. ¿Es cierto?

R= No. Las botellas, las latas de aluminio y los demás envases que utilizamos en The Coca Cola Company son seguros. Todos los materiales que entran en contacto con los alimentos o bebidas deben cumplir los requisitos de seguridad que establece la FDA en EU y los organismos normativos similares de todos los países en los que se venden nuestros productos.

La superficie interior de las latas de los refrescos tiene un revestimiento que impide que el aluminio sea absorbido por el líquido. Sólo una pequeñísima cantidad de aluminio pasa a las bebidas y no es perjudicial. Una persona tendría que consumir el contenido de 5 mil latas y 360 mililitros para ingerir la misma cantidad de aluminio que ingiere al tomar una tableta de antiácido común a base de aluminio. El aluminio es el tercer elemento más abundante en la naturaleza, después del oxígeno y el silicio, y se encuentra prácticamente en todos los alimentos, el agua y el aire. Algunos alimentos de consumo habitual que contienen aluminio son los cereales, las verduras, y la carne roja. La Asociación de Alzheimer ha manifestado que el aluminio no es causa de la Enfermedad.

Con respecto al PET, la FDA analizó las pruebas científicas al respecto y concluyó que éste material es seguro para las botellas de bebidas y otras aplicaciones de envasado de alimentos.

Circulan en Internet afirmaciones de que las botellas de PET despiden dioxinas que son absorbidas por los refrescos, pero es falso: no se utilizan dioxinas en la producción de las botellas de PET. El Organismo de Normas Alimentarias de Australia y Nueva Zelanda realizó una investigación especial para determinar si el plástico de PET tiene agentes cancerígenos y no encontró ninguna prueba al respecto.

Recientemente la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaría hizo una nueva revisión sobre la seguridad del antimonio, (un elemento que se presenta de modo natural en el medio ambiente), que migra de los envases a los alimentos y las bebidas, y concluyó que las pequeñas cantidades de antimonio absorbidas por los envases de PET no representan un riesgo para la salud.


 

14. ¿Es cierto que los refrescos azucarados sólo aportan calorías vacías y carecen de valor nutrimental real? ¿Los refrescos sin azúcar provocan aumento de peso?

R= La respuesta a ambas preguntas es no. Además de contribuir a la hidratación básica, los refrescos pueden proporcionar, a partir de hidratos de carbono, la energía necesaria para realizar las actividades diarias. Cualquier bebida puede formar parte de una dieta equilibrada. Los refrescos ayudan a calmar la sed y a satisfacer las necesidades diarias de líquido del organismo, pero no deben ser las únicas bebidas que consuma una persona. Lo más importante es que la dieta sea equilibrada y completa, es decir, que incluya nutrimentos provenientes de diferentes alimentos, bebidas y que se vigile el consumo total de energía.

De hecho el término calorías vacías es confuso e incorrecto. Para el organismo, toda la energía cuenta. Siempre que compense la energía que se ingiere con la que se gasta, cualquier alimento o bebida puede ser parte de una dieta saludable y placentera. Las personas pueden elegir el tipo de refresco que mejor se adapte a sus gustos y necesidades energéticas; en la actualidad la variedad de refrescos disponibles ofrece diversos grados de aporte energético.

También hay estudios que demuestran que los edulcorantes bajos en calorías y sin calorías pueden ayudar a controlar el peso y están asociados con dietas de alta calidad.

El consumo de refrescos por parte de los niños también llega a ocasionar preocupaciones con respecto a la nutrición, pero muchas de ellas no se justifican: Dos encuestas nacionales demuestran que los refrescos no están asociados con el sobrepeso en los niños, tampoco con una dieta de calidad deficiente, ni con la escasez de actividad física.


 

15. ¿Beber refrescos hace que las personas aumenten de peso? ¿Es verdad que ésta es una de las principales causas de la actual epidemia de obesidad?

R= Ni los refrescos ni ningún otro tipo de alimento o bebida, por sí solos, son responsables de los problemas de sobrepeso y obesidad. De acuerdo con la Asociación Dietética Americana, todos los alimentos y bebidas pueden incluirse en una dieta equilibrada, siempre que no se ingiera más energía de la que se gasta.

Los refrescos pueden ayudar a saciar la sed y a satisfacer la necesidad de líquidos del cuerpo, pero no deben ser las únicas bebidas que consuma una persona. Además de la hidratación básica, los refrescos también pueden proporcionar, a partir de los hidratos de carbono, parte de la energía necesaria para las actividades diarias.

Los científicos que se han dado a la tarea de analizar las dietas de las personas obesas no han encontrado que algún alimento o bebida específico constituya la causa de los problemas de sobrepeso.


 

16. ¿Es verdad que los refrescos causan caries dental, erosión del esmalte y enfermedad periodontal?

R= Todos los productos que contienen hidratos de carbono fermentables, (azúcar y algunos almidones), pueden causar caries dental. Sin embargo, existen diferentes factores en el desarrollo de la caries, incluida la interacción de la saliva, las bacterias bucales y los hidratos de carbono fermentables, así como la cantidad de tiempo que estén expuestos los dientes a estos últimos compuestos. Cada uno de estos factores tiene un papel destacado en el proceso.

El tiempo es un factor importante en el desarrollo de caries; cuanto menor sea el tiempo que las bacterias bucales están expuestas a hidratos de carbono fermentables, menor será la probabilidad de que dichas bacterias generen ácido. El consumo frecuente de hidratos de carbono fermentables puede ser un factor relevante para el desarrollo de las caries; como sería el consumo de alimentos que permanecen en la boca durante un tiempo prolongado, como chicles o alimentos pegajosos. Los refrescos, incluidos los que tienen azúcares, desaparecen rápidamente de la boca en forma natural una vez que se degluten.

Cualquier bebida que tenga un alto contenido de ácido puede contribuir a la erosión dental o causarla si se consume en exceso o si se deja que la bebida permanezca en la boca durante periodos relativamente prolongados. La buena higiene y una dieta equilibrada son la clave para evitar la aparición de caries.


 

17. ¿Es cierto que los refrescos aumentan los ácidos gástricos y agravan el reflujo gastroesofágico, e incluso llegan a provocar cáncer de esófago? ¿Es verdad que causan acidez estomacal nocturna, lo que ocasiona serias dificultades para dormir?

R= No, los refrescos no causan ninguno de estos problemas.

Un estudio sobre este fenómeno encontró que el consumo de agua carbonatada no agrava los síntomas de acidez estomacal, como eructos, ardor estomacal y estreñimiento, y en cambio puede ayudar a aliviar esos malestares. A la mitad de un grupo de personas que sufría de ardor estomacal y eructos se les recomendó que bebieran agua carbonatada, mientras que a la otra mitad se les pidió que tomaran agua simple. Posteriormente se observó que aquellas que bebieron agua carbonatada tuvieron menos síntomas que quienes tomar agua simple. Los investigadores también demostraron que el agua carbonatada provoca que se vacíe con más rapidez la vesícula biliar, lo que ayuda a reducir los síntomas de enfermedad de la vesícula biliar.

Si bien se ha sugerido que existe una asociación entre el consumo de refrescos y el cáncer esofágico, un amplio estudio no encontró que se presentara un aumento en el desarrollo de cáncer esofágico o gástrico entre hombres y mujeres que beben refrescos en abundancia. De hecho, el mismo estudio sugiere que las personas que consumen más refrescos, especialmente si son dietéticos, pudieran tener menos riesgos de padecer cáncer esofágico.


 

18. He escuchado que los refrescos pueden impedir que el cuerpo absorba el calcio que requiere para tener huesos saludables, lo que provoca osteoporosis y debilidad ósea, ¿beber refrescos es perjudicial para los huesos?

R= No. Tomar refrescos no debilita los huesos ni provoca osteoporosis. Las principales causas de una salud ósea deficiente son la ausencia de calcio en la dieta, (especialmente durante la juventud), los cambios en la producción de hormonas femeninas y la falta de actividad física que implique levantamiento de peso.

Algunas personas sostienen que la debilidad de los huesos se presenta por el exceso de fósforo, (del ácido fosfórico de los refrescos con cola), o que la abundancia de cafeína en el organismo impide la absorción de calcio. Sin embargo, en varias ocasiones los expertos han analizado estas aseveraciones y han determinado que son equivocadas.

 
* También ponemos a tu disposición nuestro número 01800.8390.291 para cualquier duda o aclaración.
PREGUNTAS